Good Bye my dear friend

No soy de apegarme mucho a las cosas materiales, pero con ese auto que compre en mayo de 2003 me sucedió algo raro. . Desde entonces he tenido etapas donde le he querido prender fuego por haberme dejado en la ruta, querer pasar una noche durmiendo en él sintiendo el olor a cuero antiguo de […]