Olx y Sonico “Antoxidados y supersonicos” Cont.

En la actualidad, una de las principales demandas que se le plantean a las organizaciones es lograr el equilibrio entre vida personal y vida laboral. ¿Es una problemática ese equilibrio, o el tipo de compañías que integran y el perfil de la gente que trabaja allí hace que esta oposición entre vida personal y vida laboral se haya borrado?

Rodrigo: Creo que en compañías del tipo de las nuestras hay un denominador común: a todos nos gusta muchísimo lo que hacemos. Pero volviendo al tema del equilibrio, hay cuestiones básicas, que tienen que ver con lo que se invierte en las personas para que estén bien, cómodas, cuidadas. Es un tema del que nos ocupamos. En Sonico tratamos de ofrecerle lo mejor a los que trabajan con nosotros. Desde el espacio físico, los elementos que necesitan, los muebles, el ambiente que se les ofrece. Hay un gimnasio a una cuadra y pueden tomarse una hora y media al mediodía para ir. Tenemos eventos cada 3 o 4 meses en la compañía. Pero todo depende del perfil de las personas, y somos conscientes de que no se puede rendir al máximo toda la semana.


Alec: Estoy de acuerdo con lo que plantea Rodrigo. En mi opinión, la frontera entre el trabajo y la diversión es más difusa hoy, sobre todo en organizaciones como las nuestras. Si una persona tiene que estar en una planta trabajando con métodos de la Revolución Industrial y su tarea se limita a apretar un botón, difícilmente encuentre placer en su vida laboral y sin dudas es alguien que sueña con el momento en que termine su turno para ir a su casa o a un bar. Pero si uno trabaja en un entorno divertido en el que desempeña tareas poco rutinarias con un componente lúdico muy grande, está rodeado de gente agradable con quienes puede intercambiar ideas de manera constante, los desafíos son permanentes, el espacio físico es confortable, la comunicación no tiene barreras, etc., ¿hasta qué punto es necesario encontrar un balance?
Todo se mezcla. Las fronteras son menos claras, por eso yo no creo que esa problemática aplique para compañías como las nuestras. En cambio, en una organización tradicional, donde los procesos son muy nítidos y, fundamentalmente, donde la gente realiza tareas rutinarias, hay control de horario, de aspecto, etc., allí sí hay que buscar un equilibrio para que las personas sean más felices, por lo cual el desafío es inmenso. Pero el día típico de una persona que trabaja en una empresa así, no tiene nada que ver con el día de alguien de OLX o de Sonico. En OLX tenemos hasta campeonatos de póquer –voluntarios, por supuesto–, porque nos dimos cuenta de que a la gente de tecnología le encanta ese juego. Se quedan hasta las 2 de la mañana en la oficina, pero no están trabajando. ¿Eso es vida laboral o personal?

Dado su background diferente, ¿cómo evalúan las ventajas o desventajas que puede ofrecerle a un emprendedor el haber pasado por una gran organización o, en el caso de Rodrigo, el no haberlo hecho?

Alec: Hay cosas que suman y otras que restan. El haber estado en organizaciones buenas –y quiero hacer hincapié en lo de buenas, porque la experiencia que ofrece una mala compañía resta sin sumar– me permitió aprender muchas cosas: a comunicarme, a persuadir, a analizar problemas complejos, a encontrar patrones en un caos aparente, a elegir gente talentosa, a tratar con personas a las que no les gusta que les digan qué hacer, a entenderme con grupos difíciles en audiencias complicadas. Este tipo de herramientas me ayudaron mucho después, sobre todo a imaginar una compañía como OLX, a reclutar gente como la que imaginaba que me gustaría que me acompañara, a persuadir a mis inversores, a manejar situaciones críticas. Eso fue lo bueno. Lo malo es que perdí 9 años, y en este momento del mundo, perder 9 años tiene un costo de disponibilidad fenomenal.

Rodrigo: Lo mío fue una elección. Cuando me recibí, los planes de carrera de gente cercana a mí y que trabajaban en grandes organizaciones, me parecieron siempre demasiado lentos. Para llegar a ser jefe, tenía que pasar mucho tiempo y mi ansiedad por intervenir y tomar decisiones fue siempre demasiado grande. Por suerte, llegó la revolución de Internet para solucionar mi dilema, porque me permitió crear una empresa sin la exigencia de invertir grandes capitales para eso. Yo me convertí en entrepreneur por el crecimiento de Internet. Se trata de dos hechos inseparables. Hay dos claves fundamentales para una compañía como Sonico: tecnología y marketing online, dos áreas sobre las que se siente el impacto de la revolución que implica Internet. El know how que yo tengo en marketing online no surge de la experiencia en una empresa de marketing. Quizá si hubiera tenido ese background, no habría adquirido y desarrollado ese know how.
No tuve experiencia en los procesos de una compañía formal, de modo que la cultura que propuse para mi emprendimiento está basada sobre todo en lo que para mí tenía y tiene sentido: apertura, horizontalidad, flexibilidad, rodearme de gente inteligente y con buena onda. Sin embargo, coincido con varios de los aspectos que señaló Alec, como el tema del reclutamiento, la comunicación –cosas que aprendí doing by doing– y especialmente un área en la que sí tengo un déficit por mi falta de experiencia en distintas organizaciones: los contactos laborales. Mi network de personas era extremadamente chico, lo que me obligó a reclutar gente muy joven, más por presentir su capacidad que por certeza.

¿Cómo definirían su estilo de liderazgo?

Alec: Diría que mi estilo es participativo, está basado en el ejemplo y en la motivación. En OLX todo el mundo sabe todo, puede opinar y participar en las decisiones. Al entender el contexto completo y recibir claramente el mensaje de que no hay nada oculto y de que los integrantes de OLX son considerados personas confiables, todos nos identificamos con el proyecto y aportamos ideas.
En cuanto al ejemplo, un buen líder debe hacer un gran esfuerzo para generar respeto, entendido no como distancia o temor, sino, aunque suene fuerte, como admiración. El buen líder debe generar identificación con algo bueno en cada área, porque eso después se replica y a partir de allí se genera la imagen de la compañía: decir la verdad, tratar bien a la gente, ser justo, cumplir la palabra ante los clientes, los proveedores y los empleados, ser atinado en las palabras.
En cuanto a la motivación, no hay nada más estimulante que un proyecto ambicioso, todo el mundo quiere ser parte de algo así, por eso un líder debe pensar en grande.

Rodrigo:
Estoy totalmente de acuerdo con lo de liderar a partir del ejemplo. Por otro lado, como rasgo particular, considero que soy el tipo de líder que va adelante de la tropa en la batalla, el que pone el cuerpo y se mete en la lucha y no el que está parado en la cima de una colina, desde donde observa cómo se desarrollan los acontecimientos. Yo voy en el caballo, delante de todos, tratando de ayudar a cada uno. Es una combinación entre coaching y micromanagement. Me considero un tipo muy abierto y apasionado por lo que hago; eso también se filtra en la cultura de la compañía y, sobre todo, soy muy laburador.
Me quiero detener en la capacidad de persuadir, que mencionó Alec y que tuve que aprender como fuera. A mí nadie me conocía, era un nobody, y todavía lo soy. ¿Cómo convencer a alguien de sumarse a un proyecto liderado por alguien joven y desconocido? Si no tenés capacidad de convencer a los demás, es imposible; pero para eso lo fundamental es creer en uno mismo. Esa fe contagia, y cuando todos creemos en un proyecto, las cosas suceden.

Curiosidad:
Té verde para vivir 5.000 años
La reunión fue en el bar del Malba. Rodrigo pidió un café y Alex, como disculpándose, té verde. “Tengo 39, me agarró el viejazo y estoy leyendo un libro que asegura que la regeneración de las células no sólo detendrá el proceso de envejecimiento, sino que puede revertirlo. Es un pronóstico para dentro de 100 años?, aseguró entre risas. Más escéptico, Rodrigo consideró que él también puede hacer pronósticos a 100 años, “total no vamos a estar?. Pero el CEO de OLX no se desmoralizó: “Yo sí voy a estar. Justamente, la hipótesis de este libro es que los que a partir de hoy vivan 40 años más, tienen muchas probabilidades de llegar a los 5.000 años, así que por eso hay que cuidarse y consumir antioxidantes?. Entre carcajadas, el director de Sonico exclamó: “¡Vamos con el té verde!?. Y a partir de ahí, ambos empezaron a evaluar un posible título para esta nota: “Los emprendedores que quieren vivir 5.000 años?.
Quizá no sean tantos, pero sin dudas hay Oxenford y Teijeiro para rato.

Background de Rodrigo Teijeiro
Licenciado en Administración de Empresas de la Universidad del Sur de California, Estados Unidos, y con estudios previos de economía en la Universidad de San Andrés, Argentina. Ha creado y desarrollado una gran variedad de exitosos negocios online desde 2002, y en 2007 lanzó Sonico.com. Hoy es el Chief Executive Officer de la compañía y tiene bajo su responsabilidad el desarrollo de la estrategia general de producto y viralidad. En la actualidad Sonico es la red social líder en Latinoamérica, con más de 17 millones de usuarios. Está casado con Patricia y es padre de Manuel.

Background de Alec Oxenford
Tiene un MBA (97) de Harvard Business School, fue elegido Young Global Leader (2006-2011) por el World Economic Forum y cofundador en 2006 de Olx.com. También ha sido fundador de DeRemate.com (1999, vendida en 2005 a una afiliada de e.Bay), Dineromail.com (2003) y Democraciaviva.org (2002).
Es integrante de las ONG Malba, Harvard Club de la Argentina e YPO. Está casado con Felicitas y es padre de Agustín y Sophia. Además, es bloggero apasionado.


La red los cría y ellos se juntan

En los primeros días del mes de junio, Sonico completó una ronda de financiación por 4,3 millones de dólares (Series A). Entre los inversionistas estaban Fabrice Grinda, Martín Varsavsky y Alec Oxenford.

Foto original: Leo Zavattaro

Share

2 thoughts on “Olx y Sonico “Antoxidados y supersonicos” Cont.

  1. Increible ejemplo de estos dos referentes.
    Hoy en dia una de las tareas más dificiles es atraer nuevos talentos, este estilo de notas creo que ayudan muchisimo.

Los comentarios estan cerrados