La “automedicación” de asesoramientos profesionales

Las estadísticas indican que los argentinos somos sumamente propensos a la “auto medicación? en todos los ámbitos, vivimos la fantasía de pensar que todo se cura con un par de “aspirinas? que un contrato lo podemos “tocar nosotros mismos? y si bien en algunos casos ésta calma dolores de cabeza, no hay registros respecto de que un simple comprimido de “Geniol? cure el cáncer.

En innumerables ocasiones en el marco de una primer charla con un potencial cliente para mi estudio percibo cierto rechazo cuando hablo de mi especialidad, en líneas generales lo que siento es una sensación de: “¿Un especialista, para qué si yo no tengo problemas de este tipo??

Esa es generalmente la primer barrera que debo sortear para poder comenzar a hablar de los problemas ocultos que siempre junto al cliente terminamos encontrando que conllevan invariablemente la sorpresa de su existencia subyacente, creo que lo puedo definir con una frase que en muchas ocasiones escuche cuando era chico y es:

  • ¿Al médico?, yo no voy ni loco, entrás por un dolor de cabeza y salís con diagnóstico de cáncer!

En realidad al problema ya lo tenía lo que simplemente no sabía era justamente que “lo tenía” y al no saberlo cuando éste se manifestara obviamente sería demasiado tarde para un tratamiento adecuado.

En muchas ocasiones en las vida comercial de la empresa nos vemos acorralados ante problemas frente a los cuales son imprescindibles los conocimientos profesionales de individuos especializados en distintas disciplinas, y asumimos que éstos nos solucionarán nuestros inconvenientes, de alguna manera nos ponemos en sus manos, ya que delegamos la llegada a buen puerto en ellos.

No nos planteamos siquiera la posibilidad de acudir a la tintorería del barrio cuando necesitamos revisar un esquema de costos del nuevo producto estrella a lanzar, ni pensar en la posibilidad solicitar al “coiffeur? de nuestra peluquería de cabecera su invaluable ayuda cuando tenemos un problema en los servidores de facturación o el software de CRM de nuestra organización.

Pero que tiene que ver toda esta introducción con el derecho informático, o más aún, con empresas?

Simple, Cuantas veces Ud. como responsable de IT de su organización, se ha visto en la situación de tener que redactar el contrato de provisión de un enlace, o de venta de un software a medida, o algún servicio informático, lidiar con SLA´s, acuerdos de licencia, ya que su empresa o no dispone de un departamento legal especializado en asuntos de alta tecnología, o bien, el profesional que lo asesora, literalmente “huye despavorido? cada vez que se le coloca sobre el escritorio un asunto relacionado con IT, por lo que algo tan importante como un contrato.

Entonces, la próxima vez que necesite asesoramiento sobre un contrato de licencia de software q quién va a solicitar consejo, o sobre temas contables va a acudir a su ingeniero aeronáutico de cabecera o a……

Share

2 thoughts on “La “automedicación” de asesoramientos profesionales

  1. QUE LINDO QUE LE PEGUEN UN BOMBAZO EN UNA ESQUINA.DESPUES SE QUEJAN DE LOS NAZIS !!!!!! ¡VIVA PERON!

Los comentarios estan cerrados