Contratos sobre productos y servicios IT

Contratos sobre productos y servicios IT Recomendaciones al momento de negociar un contrato de productos o servicios informáticos para no caer en contratos de difícil cumplimiento.

¡Yo no entiendo nada de esto! Si a ti te parece que está correcto, debe estarlo.

Le dice efusivamente el CIO de la empresa respecto de un importante contrato, al responsable legal, quién a su vez responde:

-¡Yo no entiendo nada de estos términos técnicos incluidos en el contrato! Pero si a ti te parece que esto está correcto, yo no tengo ninguna objeción, ¿estamos de acuerdo entonces?

-Si.

Este diálogo imaginario, no lo es tanto; en innumerables oportunidades se acercan empresas a consultar con contratos “rotos? en la mano, que al momento de estudiarlo para una posible acción en la justicia, nos encontramos con errores técnico-jurídicos de tal magnitud que optamos por no realizar acción alguna para evitar, con seguridad, males mayores.

¿Pero entonces que hacer?

Una forma de evitar este tipo de problemas, es incluir en el contrato lo que en la jerga se denomina: “Documentación pre-contractual y documentación extra-contractual?

Esta documentación consiste en toda la información que fue intercambiada por las partes en conversaciones previas a la firma del contrato en cuestión, esto es: Los memos, e-mails, y cartas que pudieren haber sido enviadas, ya que al momento de intentar develar el motivo por el que una buena relación comercial se ha “quebrado?, en la mayor parte de los casos en los que hemos tomado conocimiento, en este tipo de documentación (cuando los contratos no son todo lo claro que deberían) se encuentran pruebas fundamentales para una posterior negociación exitosa.

Si no es posible contar con un especialista, hay que tratar que el contrato pase por la mayor cantidad de áreas posible, por ejemplo, en el área financiera de la empresa, se encargarán de evaluar la conveniencia o no de pactar en dólares o en moneda local, o en caso que el contrato prevea la incorporación de personal, consultar con el departamento de de recursos humanos para no colisionar con políticas corporativas al respecto

Lo más importante:

No hay que olvidar que, casi invariablemente, todos los contratos que prevén proyectos de implementación tecnológica de cualquier tipo, duran más tiempo del, originariamente, previsto, por lo que es altamente recomendable incluir cláusulas con multas para desalentar eventuales atrasos.

También es aconsejable que el SLA (Acuerdo de nivel de servicio) establezca las condiciones de la manera más clara y simple posible, ya que acudir a complicadas fórmulas, lo único que provoca es una mayor dificultad al momento de exigir el cumplimiento del objeto contractual pactado.

La Letra chica

Como por lo general estos contratos versan sobre asuntos de una complejidad tecnológica mayor que el resto, hay que estar muy atento a pequeñas “trampas? en las que se puede caer. Un caso clásico es la incorporación de terminología sajona, a la que los latinoamericanos somos, lamentablemente, tan adeptos, ya que ATENCIÓN, “Twenty four seven? ó bien “Next Business Day?, cuando estamos hablando de reponer con urgencia un enlace o un servidor, significa que tendremos atención, pero el contrato no habla de solución, por lo que si debemos esperar 15 días por la llegada del repuesto, no habrá que reclamar, porque el contrato no lo especifica.

El contrato en sí.

Cuando tenemos un dolor de muelas, no dudamos en visitar al odontólogo, la misma situación se da cuando tenemos un problema con nuestro automóvil, sin dudar lo llevamos al servicio mecánico, nadie solicitaría a un psicólogo realizar el chequeo de los 5000km.

Por eso mismo recomiendo que un contrato, que no es menos que la regla máxima que regirá su intercambio comercial con su proveedor o cliente, sea leído por un abogado especializado en contratos de ese tipo, ya que la muy común práctica por esta región, de realizar “copy / paste? de contratos encontrados en la web para abaratar costos, en la mayoría de los casos, generalmente no termina bien en términos patrimoniales, para quién ha confiado en sus condiciones de “abogado informal?. Es por ello que nunca hay que olvidar que una buena estructura contractual es el primer gran paso para llevar adelante un negocio exitoso, y no hay que olvidarse que el negocio no se cierra con la firma del contrato, si no más bien todo lo contrario, por lo que en el transcurso de esta relación que comienza, sólo podrá ser serena si hay claras reglas pactadas.

Optar por no firmar contrato alguno, es cierto, es más fácil, pero hay que tener en cuenta que eventualmente puede ser más gravoso que firmar uno de difícil cumplimiento

Artículo de mi autoría originariamente publicado en el newsletter corporativo de Microsoft para américa latina

Share

One thought on “Contratos sobre productos y servicios IT

  1. Tengo una consulta acerca de la tercerización de este tipo de servicios. ¿Cuál es el marco jurídico que los regula? Para ser más específica ¿hay algún ente que trate este tipo de temas, como por ej una comisión dentro del Ministerio de Trabajo?
    Estoy haciendo un trabajo práctico acerca de la tercerización y agradecería algún link que me sea útil y si puede ser, nombres de personas con las que me pueda entrevistar al respecto.
    Gracias!

Los comentarios estan cerrados